Un post sobre el primer post

Empezar un blog es una decisión con múltiples brancas. ¿Dónde lo abro? Y se te abren múltiples posibilidades, empiezas a probar aquí y allí, no te convence, lo borras, te olvidas de él o, simplemente, pierdes los datos de tu cuenta. Ya hace tiempo que WordPress flirtea conmigo, así que hoy ha hecho línea y bingo. Al fin, tú ganas, abro mi blog contigo, WordPress, ¡a ver qué tal te portas!

Como en todas las relaciones, también habrá que ver cómo me porto yo con él, porque si las mujeres somos complicadas… ¡algunos editores de blogs lo son más aún!